Martes, 20 de Octubre del 2020

Noticias

Dos funcionarios suspendidos tras riña en Puente Grande

Luego de las investigaciones sobre los hechos sucedidos el pasado 22 de mayo, se determinó suspender a dos funcionarios tras la riña en Puente Grande, en donde el resultado fue de ocho internos asesinados, cinco que resultaron lesionados y la localización de dos armas de fuego. Cuatro reclusos ya fueron vinculados a proceso por homicidio calificado.

El secretario de Seguridad Publica de Jalisco, Juan Bosco Agustin Pacheco informó que la Dirección de Asuntos Internos determinó la suspensión de dos servidores públicos de nivel superior medio, a los cuales se les encontró responsabilidad en el incidente del 22 de mayo, además que hay servidores públicos de otros niveles que están siendo investigados y que una vez que y se agote el procedimiento, se determinará las sanciones a cada uno de ellos, las cuales podrían derivar desde la suspensión hasta la destitución de su cargo.

En uso de la voz, el fiscal de Jalisco, Gerardo Octavio Solis Gómez añadió que se pusieron a disposición a cuatro internos por homicidio calificado, mismos que fueron puestos ante un juez y ya fueron vinculados; todos inician las subsecuentes etapas procesales y la investigación aún continúa abierta.

Por su parte, el coordinador del Gabinete de Seguridad, Macedonio Tamez Guajardo dijo que posteriormente a los hechos y como parte de la estrategia se definieron algunos aspectos como el mejoramiento de la seguridad y revisión en los controles de acceso, la reclasificación de algunos internos y el reacondicionamiento del personal de vigilancia, ademas se da atención psicológica a internos y personal y se atienden las medidas propuestas por la Comisión Estatal de Derechos Humanos Jalisco (CEDHJ).

A decir del director de Prevención y Reinserción Social, José Antonio Pérez Juárez lo ocurrido deberá motivar la mejora de los sistemas de revisión, sobre todo de objetos prohibidos mediante escáner que permitirá mayor certeza de que no se den hechos que pueden suscitar en violencia extrema como sucedió el viernes 22 de mayo, asimismo pidió a la Secretaría de Seguridad Publica que capacite al personal con estrategias de adiestramiento.

Respecto a revisiones a los dormitorios, tanto en varonil y femenil, dijo que se han localizado diversos objetos punzocortantes, entre ellos puntas, desarmadores, tijeras, cortauñas, además de porciones de drogas como lo son vegetal verde, pastillas psicotrópicas, polvo blanco, entre otros.

Los operativos para revisión son aleatorios y de forma sorpresiva. Se hacen en los 14 centros de Jalisco y, anterior a este incidente del 22 de mayo, en algunas ocasiones el Ministerio Publico abrió carpetas de investigación por aseguramiento de droga y objetos prohibidos; la dirección de asuntos internos también tuvo conocimiento y todo se reportó de forma inmediata a la Secretaría de Seguridad.

El director agregó que a partir de la pandemia por COVID-19 se redujo sustancialmente el número de personal que se dedica a tareas específicas del Reclusorio, debido a que se encuentran en la población vulnerable.

Pérez Juárez director de prevención y reinserción social señaló que en lo que va de la administración sólo se han suscitado dos riñas y descartó autogobierno o permisividad de liderazgos nocivos.

Sobre el traslado de un interno a quien se dijo era líder del reclusorio, el director descartó la mención y dijo que su traslado a un hospital particular, luego de haber resultado lesionado en el conato de violencia, fue legítimo y a petición de un médico.

“Yo no pretendo polemizar, pero es evidente que si esta persona que señalan como líder hubiera tenido el control, él hubiera sido agresor y no agredido, él en ningún momento mostró una reacción de tipo violento ni mucho menos, más sin embargo en este tema que es ancestral, es una herencia que décadas de abandono a los Sistemas Penitenciarios generaron, sin embargo, no deben de distorsionarse porque la autoridad está cumpliendo y haciendo su trabajo y si hablamos de los dos centros más grandes de Jalisco con más de seis mil 800 y el otro con más de cuatro mil 200 personas privadas de su libertad, obviamente la complejidad es superior y debe haber liderazgo positivo”, ultimó.

Isela Ibarra